Diez mil formas de hacer dinero fácil

Diez mil formas de hacer dinero fácil

 
¿Quiere ganar plata? Evidentemente sí. ¿Quiere que eso le cueste poco? Seguramente también. ¿Qué necesita para hacerlo? Un capital base, sin duda. ¿Ese capital a cuánto debe ascender? Depende de lo que quiera hacer, S/.10,000 son un buen punto de referencia. Y por eso, Perú Económico le ofrece 10 alternativas para obtener rentabilidad a partir de ese monto.

Por Vanessa Reaño

Para algunos, S/.10,000 pueden ser el ahorro de toda la vida, y para otros apenas el capital que sobró. Hay quienes los ven como el dinero destinado al viaje soñado o como el capital que financiará la educación futura de los hijos. Pero, siendo sinceros, a nadie le resultan despreciables. Y si su idea es que puedan seguir creciendo, le conviene pegar un vistazo a 10 escenarios de inversión que están al alcance de cualquier ciudadano de a pie.
La elección de alguno de esos caminos, vale anotar, dependerá de su afinidad con el mundo de los negocios. No todo es tener el capital: el tiempo que esté dispuesto a dedicarle a la inversión y el perfil de sus gustos personales son dos variables importantísimas para que la decisión de inversión que tome –así ésta se resuma a esperar pacientemente sentado en casa el desempeño bancario de su capital– resulte, en todo el sentido del término, rentable para su vida.
 1. Pisar el acelerador
Pese al rápido acceso a la compra de un auto de segunda mano, lo recomendable es financiar desde un inicio la compra de uno nuevo, ya que el costo de mantenimiento podría resultarle tan o más caro a largo plazo. Además, no debería apuntar necesariamente a hacer un gasto extra de conversión a gas natural vehicular, pues para evitar problemas mecánicos siempre se requerirá 30 km de recorrido diario con gasolina.
Con S/.10,000, como cuota inicial, se puede acceder a un Nissan Sunny clásico o un Lifan 520, ello en respuesta a la seguridad y comodidad exigida por los clientes, pues los formatos Tico y Station Wagon tienen una connotación de transporte poco seguro –el primero debido a la fragilidad para enfrentar algún fuerte impacto, y el segundo por la incidencia de asaltos que se cometen contra él–.
Según los expertos del volante, para maximizar las ganancias y mantener la sostenibilidad de este negocio es recomendable afiliarse a una empresa de transporte reconocido y asegurarse de percibir un ingreso mínimo de S/.150 diarios, de los cuales S/.45 se destinarán a la comisión de la empresa, S/.35 a los gastos de combustible, S/.40 a la canasta básica y S/.30 se ahorrarán.
Habida cuenta de esas previsiones, un auto de US$9,000 se terminará de pagar en un aproximado de tres años. Ahora bien, si es usted un chofer ordenado, poseedor de una vasta red de contactos y con un amplio conocimiento de rutas, también podrá aceptar el reto y pisar el acelerador. San Isidro, Magdalena, San Borja y San Miguel son los distritos recomendables para iniciarse en el recorrido debido a su ubicación céntrica y con acceso a la periferia de Lima.

2. Gusto al paladar

Si además de tener S/.10,000, usted posee una buena sazón, lo suyo es poner un pequeño restaurante o iniciar un negocio de catering mediante la preparación de buffets en algunos eventos. Ofrecer el servicio completo para la organización de un evento que incluye el salón o la música, entre otros, rebasa el presupuesto, al necesitarse al menos US$5,000 para ello.
En el primer caso, se deberá elegir una zona de alto tránsito y no sólo de cara a los peatones. También se podría aprovechar, por ejemplo, la afluencia que sus vecinos constructores pudieran redituar. Así, no sólo las zonas comerciales, sino también las industriales, son potenciales anclas para darle gusto al paladar.
Además de la inversión que supone la compra de los utensilios, el menaje y el mobiliario, los gastos mayores comprenden conseguir una licencia por S/.500 –no es necesario tener un libro contable, pues basta un RUS–, cancelar un alquiler mensual de aproximadamente US$150 por un área de 40 m2 (40 personas) y pagar en sueldos un promedio de S/.800, esto último en caso de contar sólo con una cocinera y dos ayudantes.
Pese a que este negocio le permitirá ver ingresos diarios, éstos serán constantemente reinvertidos para solventar los gastos de la compra de los insumos y el mantenimiento de la despensa. Así, usted recién podrá “ver” el retorno de su inversión después del segundo año.

3. Comunicación infaltable

Pese a la gran penetración de la telefonía celular y la Internet, usted ha sido testigo del crecimiento exponencial de los negocios tecnológicos, como las cabinas y locutorios. Estos últimos tienen gran facilidad para contactar a sus implementadores y proveedores de los minutos de VOIP a través de algunas ediciones de avisos clasificados.
Para iniciarse en el negocio de locutorios bastará con invertir cerca de US$1,200, un monto que incluye el mobiliario de cuatro cabinas, los aparatos telefónicos y los tarificadores con su respectiva base de datos, una computadora de control y la instalación completa del servicio. Sobre la primera inversión, usted deberá abonar US$50 para la compra de los primeros segundos a comercializar y hacer una recarga de acuerdo con sus necesidades. El promedio de consumo es de US$10 diarios.
Que no lo desanime la competencia si ya vio saturadas las avenidas principales de la ciudad, pues el quid del asunto es situarse cerca de zonas de alto tránsito como lo son una posta médica, un mercado, un colegio o un paradero. Eso sí, el horario aquí será vital, pues trabajando de 9 de la mañana a 9 de la noche obtendrá un ingreso diario promedio de S/.100, con lo cual a partir del sexto mes vería recuperada su inversión. En general, siempre se conseguirá una utilidad del 50% sobre las ventas, descontando gastos de alquiler (US$150 en promedio), gastos básicos de luz y agua, recargas, sueldo de un ayudante y mobiliario para el counter de atención al cliente (US$200).
Respecto del negocio de las cabinas, para alcanzar una ganancia aceptable se requerirá al menos 10 computadoras, que con sus respectivos complementos (teclado, micrófono, cámara, antivirus, entre otros) se salen del presupuesto de S/.10,000.

4. Eco con réditos

La producción de fiestas y conciertos de música (pachanguera, fusionada o alternativa), dirigidas al público universitario en su mayoría, es uno de los eventos sociales con mayor incidencia de comentarios en Facebook, su principal canal de publicidad. La realización de este tipo de eventos se caracteriza por dar un uso creativo y –sobre todo– rentable a las casonas por derrumbar y fábricas abandonadas de Lima.
Al respecto, conviene decir que, pese a los gastos significativos representados por la contratación del grupo musical (entre S/.2,000 y S/.3,000) y el alquiler del local (de entre US$120 a US$400) y los baños portátiles (de entre S/.80 y S/.120), contar con una vasta red de amigos en ubicaciones estratégicas y afines a estos eventos aliviará significativamente su presupuesto.
Tal es el caso, por ejemplo, de una empresa de bebidas energizantes, la cual le proporcionará el producto a un mejor precio, o un grupo musical que, en el mejor de los casos, negociará por una tarifa muy por debajo a la del mercado a cambio de diversión y cervezas. De esta manera, con una asistencia promedio de 600 personas y un precio de S/.15 por entrada, tendrá usted un ingreso total de S/.9,000, que al restárseles unos S/3,000 de inversión, le reportarán una ganancia de S/.6,000. ¿Y qué hay de los permisos municipales? Es pertinente decir que muchas veces estos eventos suelen pasar como fiestas particulares. De no tener tanta suerte, deberá contratar a un tramitador que por S/.500 se encargue de todos sus papeleos.

5. Caserito de barrio

Si bien la existencia de las tiendas de gran superficie ha reducido el dinamismo de las bodegas, estos pequeños negocios de barrio siempre tendrán un motivo de existencia, pues responden a la compras de emergencia e impulso. Con una inversión de US$2,000, usted podrá proveerse de algunos alimentos (galletas, chocolates y snacks en general) y artículos de limpieza para empezar a implementar su bodega. Ello fuera de los gastos de alquiler del local (de S/.800 a S/.1.000), la constitución de la empresa, el contador, los impuestos, los ayudantes y los gastos básicos (luz, agua, teléfono) compartidos en un principio con los del hogar.
El modelo sostenible en el tiempo para este caso, según los entendidos en el tema, es aquel negocio que hace sinergias con el hogar. Ello no sólo para compartir los gastos, sino también para mantener la seguridad y la confianza. El promedio de horas de trabajo es de cerca de 18 horas al día, con una ganancia diaria promedio de S/.100, dependiendo de la zona de influencia de la bodega y de su surtido, pues si no se encuentra algún producto se migrará a otra. Por ello, no debe extrañarle que diariamente se pueda hacer un desembolso de entre S/.500 y S/.600 para renovar los productos.
Tenga en cuenta que actualmente todo pago se hace al contado y que la devolución de los productos con poca rotación sólo puede hacerse en un 30% del total; y esto en caso la empresa de consumo masivo se lo acepte. Entre las zonas recomendables para la venta están los distritos de Miraflores, Lince, San Isidro y Surco, cuyas locaciones estén cerca a viviendas y oficinas.

6. Bolsa con valor

Para colocar S/.10,000 en una inversión en renta variable, las alternativas son muy diversas. Cada persona, de acuerdo con sus objetivos de inversión y su perfil de aversión al riesgo, podría escoger una estrategia de compra y venta de acciones diferente. En todo caso, para hacer una recomendación más o menos general, tomaremos una cartera de inversión en cinco acciones escogidas por la sociedad agente de bolsa Centura: Graña & Montero, Alicorp, Casagrande, Edegel y Edelnor.
Si se asignaran S/.2,000 a cada acción y se tomaran como referencia los últimos precios de cierre al 1 de setiembre, el potencial de apreciación a 12 meses de la cartera sería de casi 30%, de acuerdo con los valores fundamentales de cada empresa estimados por Centura (y sin incluir los costos de transacción). Además, la cartera tiene dos características que aminoran su nivel de riesgo y volatilidad: está compuesta por acciones sin vinculación directa con commodities (excepto por la azucarera Casa Grande) y que se asocian con la dinámica interna de la economía peruana, la cual debería retomar su crecimiento.
Sin embargo, a diferencia de la relativa seguridad de un depósito a plazo, aquí la rentabilidad estimada es precisamente eso: una proyección. Así, no existe ninguna garantía de que el precio de las acciones llegue a los niveles necesarios para tener dicha ganancia. ¿Lo bueno? Podrían crecer incluso más.

7. Plazo seguro

Si su objetivo es poner a crecer sus S/.10,000 en un año sin hacer más que dos viajes a la oficina de una entidad financiera cubierta por el Fondo de Seguro de Depósitos, sus mejores opciones hoy son las siguientes:
– CRAC Los Andes: Recibiría de vuelta S/.11,041.45, con una tasa de interés efectiva anual (TEA) de 10.25%.
– CRAC Libertadores de Ayacucho: El monto final sería de S/.11,002.37, con una TEA de 10.2%.
– Banco Azteca: retiraría S/.10,986.60, con una TEA de 10%.
– CRAC Credichavín: Obtendría S/.10,900 con una TEA de 9% (pero le descontarían el ITF, concepto ya incluido en todos los otros casos).
– CRAC Cajamarca: Retiraría S/.10,887. 46, con una TEA de 9%.
– Por último, el Banco de Comercio le devolvería S/.10,886.92, con una TEA de 9%.
Ahora bien, si usted vive en Lima sólo podrá acceder directamente a la oferta de los bancos Azteca y de Comercio (con agencias en distritos como San Miguel, Miraflores, Surco, San Isidro, San Borja y Villa El Salvador) y de Credichavín, que hace poco inauguró su primera oficina capitalina en Miraflores. En tanto, las agencias de la CRAC Libertadores de Ayacucho se sitúan en Ayacucho, Huancavelica y Apurímac, mientras que las de la CRAC Los Andes están en Puno, Juliaca, Ayaviri y también Ayacucho. La CRAC Cajamarca sólo tiene una agencia en dicha ciudad.

8. Techo productivo

La llegada de jóvenes de provincias para realizar sus estudios universitarios en la capital genera una demanda por cuartos que bien puede ser explotada por las casas que están cerca de las universidades. Así, por ejemplo, si usted tiene un techo con un área disponible de 100 m2 al que le da un uso mínimo como tendal o de recreación para sus perros, parte de ese mismo espacio puede generarle una renta complementaria al ingreso familiar.
Diseñándolos con drywall reforzado con aplicaciones de cemento (el material noble es más oneroso), usted puede construir tres cuartos de 12 m2 y un baño común de 2 m2 del mismo material. Estas habitaciones permitirían que el inquilino tenga al menos una cama, un ropero portátil y una mesa para poder estudiar.
Considerando una mensualidad de S/.200 por cuarto que no incluyan alimentación (eso puede generar un ingreso extra), la familia puede recuperar su inversión al cabo de 16 meses. Cabe indicar que usualmente estos negocios son informales y no declaran ante la Sunat pues, de ser el caso, la recuperación podría tomar cerca de dos años.

 9. Mano a la educación

No crea usted que las posibilidades de inversión se agotan en el sector productivo. También podría invertir en el sector educativo, sea usted o no docente. El crecimiento de las micro y pequeñas empresas dedicadas a la producción ha generado una gran demanda de trabajadores con capacidades operativas muy puntuales. Por ejemplo, en textiles, electricidad, construcción o agroindustria, se requiere personal cuya capacitación se puede hacer entre tres y cinco meses.
Con S/.10,000, puede constituir una empresa en el rubro servicios para ofrecer capacitaciones específicas. Primero se tiene que solicitar la autorización a la Dirección Regional de Educación (DREL), la cual le pedirá la razón social, un proyecto educativo técnico simplificado y el programa detallado de cada curso por impartir. Una consultoría para poner esto en limpio podría significar una inversión de S/.2,000.
Para el desarrollo de las capacitaciones, se puede alquilar un local (S/.2,500) con exclusividad para los servicios educativos o alquilar la capacidad ociosa de otros centros de educación técnica. Se debe también contratar a una recepcionista (S/.500), quien dará informes y organizará las matrículas. Los docentes serán contratados por horas (S/.2,000) y el director general –usted, como inversionista– realizará toda la administración. Otros gastos, como la constitución de la empresa, la inversión en equipos y materiales y un volanteo publicitario podrían significarle unos S/.2,500 a S/.3,000 adicionales. Con mensualidades de S/.70, y si se estima entre 15 a 20 alumnos por mes la recuperación total de la inversión puede hacerse en 10 meses, en caso de que tenga siete turnos.

10. De la teoría a la práctica

Por último, si usted tiene un perfil más académico y tiene algún resquemor o percepción de incompatibilidad de la actividad empresarial con su formación intelectual, bien podría hacer una empresa simple que venda servicios académicos. Una de las posibilidades es elaborar un programa de cursos de extensión sobre los temas de su especialidad. Si bien los cursos de extensión son principalmente estacionales (esencialmente, van de enero a marzo), lo cierto es que tienen demanda durante todo el año.
No importa si usted es del área de ciencias o humanidades. Lo que tiene que hacer es elaborar varios cursos de naturaleza eminentemente aplicativa, ya sea para otros docentes, padres de familia y estudiantes de carreras afines, entre otros. Sin embargo, para obtener rentabilidad tendrá que crear una carpeta de por lo menos ocho cursos, cuyo costo en pago a docentes y materiales le indicará mantener un costo promedio de S/.1,000 por cada uno, dependiendo de la materia. La estrategia de enseñanza de cada curso la podrá elaborar con colegas o restringirse a colocar un aviso en un diario solicitando los servicios de un especialista en alguna materia especifica.
Manejar los costos en este negocio será sencillo, ya que sólo tiene que pagar horas-hombre e invertir en copias, files y CD, entre otros. Asumiendo un cobro de S/.100 por curso y 15 matriculados como mínimo, la recuperación de la inversión se lograría en 18 meses, teniendo en cuenta que, en caso opere con una certificación universitaria, lo cual haría más atractiva su oferta, la universidad también se quedará con un porcentaje.

Loading Facebook Comments ...