Sexo ocasional: Lo que debes y lo que no debes hacer

La vida me puso en el camino esa tremenda frase y de inmediato empezaron a desfilar por mi mente –como fragmentos de película– cantidad de testimonios de algunos conocidos y personas que me han compartido en pláticas y sesiones de coaching, gran frustración, angustia, decepción, tristeza y hasta depresión a consecuencia de una noche de placer.

Y es que es una realidad que así como gran cantidad de personas no están preparadas — por más que quieran y lo anhelen– para una relación de pareja, menos lo están para simplemente darle gusto al cuerpo y al no estarlo esto puede ser una bomba de tiempo que mine su autoestima e influya negativamente en sus vidas.
De ahí, que es frecuente que luego de un encuentro ocasional, muchas personas inestables emocionalmente, con baja autoestima, inseguridades y situaciones del alma sin sanar, sufren secuelas como tristeza, angustia, inquietud y hasta depresión tras una noche simplemente de pasión.
Todo porque no se trata de una relación, tan solo son simplemente dos personas supuestamente maduras dejándose llevar por el instinto o deseos carnales y dándole rienda suelta al cuerpo.
Pues sí, hasta para tener una relación fortuita y disfrutar a plenitud de nuestra sexualidad hay que tener madurez, amor propio, seguridad y por ende, claridad de lo que estamos haciendo, porque si no lo tenemos en vez de ser un placer todo se nos puede venir en contra. Claro está, todo depende de la actitud, de la manera en que tomamos las cosas, de la responsabilidad con la que nos conducimos y con que asumimos las consecuencias. De cuanto nos amamos y sabemos conscientemente qué estamos haciendo.
No estoy a favor ni en contra de los encuentros sexuales ocasionales. Solamente quiero aprovechar este espacio para compartir algunos consejos que debes tomar en cuenta si lo que decides es tener relaciones sexuales ocasiones, en las que el amor y la unión de dos almas no es lo que predomina.
Es importante que te protejas emocionalmente y no elijas no ponerte en riesgo, evitar dañarte. Después de todo, la vida se hizo para gozarla, pero racionalmente, con precaución.
¿Qué tomar en cuenta para pasar un buen momento sexual, que es una condición humana que disfrutan tanto hombres y mujeres? Acá algunas de las recomendaciones más sensatas y más comentadas sobre el tema:
– No te enamores. Hay quienes suelen confundir una noche de sexo, con el amor de pareja. Si te aventuras en encuentros ocasionales, ten en cuenta que enamorarte de cada persona con quien tengas intimidad sería perjudicial para ti. Debes tener claro es que vas a satisfacer el deseo de tener relaciones sexuales, que no implica compromiso ni obligación con la otra persona. No es una relación es un encuentro y puede que sea el único.
– Evita peligros, no solo se trata de protegernos emocionalmente, usar condón es importantísimo para evitar enfermedades de transmisión sexual o embarazos no deseados.
– Ten claro que no te van a llamar al día siguiente. No te ilusiones, no confundas. Además, se trata de sexo casual no intimidad. Debes estar consciente de que no necesariamente la persona va a querer abrazarte y quedarse viendo tv o hablando de la vida contigo después del sexo, y eso no tiene nada de malo, eso sólo debe preocuparte si ya es tu pareja.
– Evita sentimientos de culpa: eres una persona madura e independiente, que estabas buscando disfrutar un poco, por ese momento de placer no tiene que verse afectada tu dignidad.
– No te cohíbas: es el mejor momento para hacer realidad tus fantasías sexuales y tus deseos, actúa libremente. Disfruta de tu libertad. Una relación pasajera te permite liberarte de ataduras. Puedes ser tal como eres, o como quieras ser. La misma libertad te facilitará poder ser una persona desinhibida, decir las cosas tal y como son sin necesidad de andar con rodeos.
– Si te da su número puede volver a repetirse si ambos quieren, tómalo con calma. Es posible que llegues a repetir y que hasta te enamores de esa persona. Mientras en el proceso no te dañes, todo está bien.
– Recuerda que primero estás tú, luego tú, si queda espacio tú y después tú. No hagas nada que no deseas, complácete a ti si estas en la capacidad de asumir a lo que vas y no crearte expectativas o ilusiones que no corresponden.
Otros puntos importantes que no debes olvidar son:
– Siempre es mejor un lugar neutral. Evita abrir la puerta de tu casa a alguien que no conoces y también evita ir a un lugar que no conozcas. Por seguridad, infórmale a alguien de confianza a dónde y con quién te fuiste.
– Evita tomar la decisión bajo el efecto de alcohol o drogas.
– No utilices el sexo como “carnada” para obtener una relación duradera y estable.
– No aceptar presiones pero escuchar y decir lo que te gusta y lo que no.
¡Y recuerda: sonreír, agradecer y abrazar la vida!

Loading Facebook Comments ...