VER VIDEO : INCREIBLE PERO CIERTO : ENTERATE COMO NOS VIGILAN – CIBER ESPIOJANE: PROGRAMA ELECTRONICO DE VIGILANCIA – PRISM: Así nos vigila EEUU en internet.

INCREIBLE PERO CIERTO : ENTERATE COMO NOS VIGILAN – CIBER ESPIOJANE: PROGRAMA ELECTRONICO DE VIGILANCIA –  PRISM: Así nos vigila EEUU en internet.

PRISM: Así nos vigila EEUU en internet

Todos lo sospechábamos un poco, todos lo teníamos en cuenta. Así y todo, nuestro uso de las redes sociales, de los servicios web y de internet en general está enfocado en la comodidad que brinda su formato, con todos los costos que esto acarrea. Hoy internet volvió a demostrar que lo que provee no es gratuito y que detrás de los grandes cúmulos de usuarios, se esconde el oído ilegal y el ojo omnipotente de un estado que se cree la policía del mundo. PRISM es el programa por el cual nos vigila EEUU en internet, y a continuación te contamos todo lo que tienes que saber al respecto de un tema fundamental para comprender los tiempos en los que vivimos y el futuro de internet.

Las filtraciones de información no son un fenómeno de esta época, pero sí es en ésta donde sus consecuencias toman una relevancia inusitada en la historia de la comunicación social. Muchas veces pergeñadas por las propias empresas para crear bombo alrededor de una noticia (pues lo prohibido y oculto nos atrae como si fuera un agujero negro de curiosidad) y muchas otras tantas veces como consecuencia de la participación de espías, de empleados inescrupulosos, de fallas de seguridad y de gente tan curiosa como informativamente habilidosa, las filtraciones tienen un poder de desvelamiento que resulta imprescindible para saber qué es lo que nos ocultan. Justamente, los periódicos norteamericanos The Washington Post y The Guardian acaban de tomar en cuenta una filtración de la NSA, la Agencia de Seguridad Nacional (de EEUU), en donde se revela que el gobierno de Estados Unidos forma parte activa de un proyecto llamado PRISM, que tiene el objetivo de espiar a los usuarios de servicios como Facebook, Google,Microsoft y otros tantos centros neurálgicos de la red.

El programa PRISM se desveló luego de la filtración de un powerpoint de 41 slides.
¿Qué es PRISM?


Con los ojos abiertos y la boca corrida a un costado en actitud sarcástica (a lo Mckayla, con el meme “not impressed”), encontramos que PRISM es un programa de la Agencia de Seguridad Nacional que funcionaba en absoluto secretismo utilizando un ingreso autorizado o no (ver más adelante) a los servidores de 9 de las compañías más importantes de la red. Entre ellas se listan a Microsoft, Yahoo!, Google, Faceboook, PalTalk (proveerdor de internet), YouTube, Skype, AOL y Apple, tal cual y en el orden en el que aparecen en el documento. En información que no está confirmada, se habla de la inclusión futura de Dropbox. El informe en cuestión parecía estar destinado al entrenamiento de nuevos agentes de la agencia, como si fuera un manual en el cual se detallaban algunas de las actividades principales de este órgano del estado norteamericano. El documento, un Powerpoint de 41 slides, se titulaba, según The Guardian, “la recolección [de datos] directa desde los servidores”, haciendo alusión a los principales proveedores de servicios de Estados Unidos.

Desde “Pedidos Especiales” a tu correo, fotos, videos, VoIP, transferencias de archivos, etc. Todo vigilado.

¿Qué es lo que revisan?


Según indicaron los dos reconocidos sitios de donde surge la investigación, lo que PRISM buscaba era un acceso directo a la intimidad misma de los usuarios, allí donde pueden confiar y delatarse a sí mismos confesando crímenes o, especialmente, ideándolos junto a otros usuarios. Para esto, la NSA revisaba (suponemos que no manualmente, sino con software de data mining buscando patrones identificatorios de actividades ilícitas) los historiales de conversación, de búsquedas, las transferencias de archivos, los chats, las videoconferencias y mucho más de lo que queda almacenado de cualquier usuario interactuando en internet. Para hacer esto, la NSA no requería de ningún tipo de permiso judicial anterior a la acción de espionaje, lo que de por sí implica una violación a las leyes vigentes según la constitución estadounidense, incluida la tan mentada y siempre valorada 5ta enmienda.

Dos formas de conseguir la información.


El acceso de la NSA a la privacidad de las personas fue posible gracias a los cambios en la ley de vigilancia de EE.UU., que se introdujo durante la presidencia de Bush y fue renovada con Obama en diciembre de 2012. Con la investigación y espionaje justificado legalmente, PRISM se dedica a la objetivación de presuntos casos de riesgo e inicia investigaciones sobre la privacidad de esa persona, atacando todos los frentes en donde su participación esté demostrada. Además del que resulta obvio de apreciar, el otro problema es que la NSA no sólo podría estar accediendo a la meta data, sino a la data en sí, según se pudo llegar a suponer luego de la interceptación del cable que hablaba de un pedido judicial a Verizon para que proveyera a los EEUU la información de más de varios centenares de miles de grabaciones de llamadas telefónicas domésticas. Es decir, no a los registros de llamadas a móviles, sino la grabación de la llamada en sí. Sobre esto hay contrapuntos, pues The Washington Post indica que el pedido formal es por la meta data de esas comunicaciones. Es decir, la hora del día en la que fue realizada, a qué número y cuál fue su duración.

De todas maneras, las suspicacias crecen cuando hay que considerar que en 2006 ya había tomado conocimiento público una filtración sobre un cuarto especial que la NSA tenía en la compañía telefónica AT&T. Como siempre, la legalidad de este tipo de programas está en disputa, aunque el programa parece estar basado en la Sección 215 de la Ley Patriota, que permite al gobierno obtener los registros de negocios o actividades que son relevantes para una investigación en curso contra el terrorismo. De hecho, y como para no quedarnos en que puede ser meramente un título mediático, hasta el momento, más de 77 mil reportes de inteligencia habían citado al programa PRISM como fuente de sus datos.


Procedimiento de rutina de la NSA para acumular y procesar nuestros datos.


Nos orinan y dicen que llueve: el papel de las compañías en PRISM


Aunque la presentación especifica que se ejecuta con la ayuda de las empresas espiadas, todas las compañías que fueron mencionadas en esta investigación han enviado cartas y comunicados expresando que no forman parte activa de PRISM y que de hecho no sabían de su existencia. Siendo un poco más específicos y aclaratorios, Google –a través de su co-fundador Larry Page- anunció que “Google se preocupa profundamente por la seguridad de los datos de nuestros usuarios. Revelamos los datos de un usuario al gobierno de acuerdo a la ley, y revisamos cada pedido de manera cuidadosa. De cuando en cuando, la gente alega que nosotros hemos creado una puerta trasera en nuestros sistemas para que los aproveche el gobierno, pero Google no tiene una puerta trasera por la cual el gobierno obtiene acceso a los datos privados de los usuarios.“

Tanto Google como muchos otros cabezas del rubro informático han dicho que no tienen idea de PRISM y que si están llevando a cabo esas acciones en sus servidores, lo están haciendo sin el conocimiento y permiso de los grandes sitios web. Desde Facebook salieron a decir que “no forma ni ha formado parte de ningún programa que le dé a Estados Unidos o cualquier otro gobierno, acceso directo a nuestros servidores. Nosotros nunca hemos recibido una petición o una orden judicial de ninguna agencia gubernamental solicitando información o metadatos a granel, como el que Verizon ha recibido»

La participación de las empresas a lo largo de los años de actividad

Todo lo dicho por las empresas participantes de este drama se pone en duda desde varios periódicos con investigaciones propias, apelando al archivo. Por ejemplo, desde el New York Times, se indica que las compañías no sólo obedecieron a la NSA y a sus demandas, sino que también contribuyeron con ella generando un acceso directo a los servidores. Para probarlo, estos indican algunas conversaciones entre los responsables de los 9 sitios en la mira y el gobierno de los EEUU en el marco de la ley FISA de 2008, en la que se legitimaban los pedidos de información privada en un caso legal en curso. Así y todo, y siendo Microsoft la primera en colaborar y Twitter una de las únicas que no lo aceptó nunca, los sitios dijeron que no tenían una puerta trasera para el gobierno y que no conocían o conocían muy poco a PRISM.

Aquí es cuando se pone interesante, pues en lugar de añadir una puerta de acceso a sus servidores, a las empresas se les pidió esencialmente que erigieran un buzón de correo con llave, la cual sólo tendría el gobierno. En otras palabras, el gobierno no tiene un acceso directo a los servidores de las compañías, pero sí tiene un depósito de información privada que es manejada en conjunto con los dueños del sitio. Según mencionó un allegado a las negociaciones entre las partes, Facebook, por ejemplo, construyó un sistema de este tipo para solicitar y compartir la información. La falta de una fuente confiable y no un abstracto informante hace dudar, pero los indicadores de participación mutua están presentes, además de siempre sospechados por el usuario promedio de redes sociales que nos preguntan hasta cuánto calzamos.

Con una inversión de 20 millones al año, desde la NSA pueden revisar todo lo que haces.

Obama justifica a PRISM

Como no podría ser de otra manera cuando algo se hace tan evidente, la negación no fue la estrategia escogida en Washington, sino la defensa del cuestionado programa. El pasado viernes, Obama decía, validando automáticamente todos los rumores que había sobre la veracidad de PRISM, “Creo que es importante reconocer que no se puede tener el 100% de seguridad y al mismo tiempo un 100% de privacidad, además de ninguna incomodidad. Tenemos que tomar ciertas decisiones como sociedad“. De todas maneras mencionó que nadie está escuchando las conversaciones telefónicas de las personas, pues“ese no es el objetivo de este programa. Lo que la comunidad de Inteligencia está haciendo es identificar esas llamadas estudiando los números de teléfono y la duración de las llamadas. No se miran los nombres de la gente, y no se fijan en el contenido de las llamadas“. Otro comentario de Obama fue para indicar que las personas investigadas son mayoritariamente extranjeras, dando a entender que el principal motivo es la lucha contra el terrorismo.

En este sentido, es necesario comentar que según una reciente actualización de la información por parte de The Guardian, EEUU no estaría solo en la planificación y desarrollo de PRISM, pues la agencia de seguridad del Reino Unido (GCHQ) también está comprometida, obteniendo información directamente desde PRISM. Los documentos muestran que GCHQ, con sede en Cheltenham, ha tenido acceso al sistema por lo menos desde junio de 2010, y ha generado 197 informes de inteligencia desde el año pasado.

Un desvío en la carretera sólo para los empleados de la NSA.
La punta del iceberg

Además de la hipocresía de EEUU al criticar la actividad cibernética, la censura y los controles de China sobre internet, la existencia de PRISM y programas similares trabajando de forma más secreta y paralelamente plantean problemas éticos y legales sobre el potencial acceso directo a la intimidad de millones de usuarios de Internet. Y que se sepa que no sólo son usuarios, sino también consumidores que pagan por servicios y que firman acuerdos de seguridad que de ahora en más tendrán que leer más atentamente en busca de los grises y vacíos legales que permiten esta embestida de la policía del mundo sobre las actividades de las personas, dando vuelta la carga de la prueba y entendiendo a cada uno de los usuarios como culpables hasta que se demuestre lo contrario. Ese, se los aseguramos, es un mundo en el que no queremos vivir, y algo vamos a tener que empezar a hacer al respecto. 

Loading Facebook Comments ...