¿De dónde viene internet? Celebramos 25 años de la World Wide Web descubriendo el mundo submarino que conecta los cinco continentes a esa red de redes que llamamos Internet.

Celebramos 25 años de la World Wide Web descubriendo el mundo submarino que conecta los cinco continentes a esa red de redes que llamamos Internet.

Celebramos 25 años de la World Wide Web descubriendo el mundo submarino que conecta los cinco continentes a esa red de redes que llamamos Internet.

¿Alguna vez te has preguntado de dónde llega Internet? Algunos podrían decir que Internet se limita a ser y existir, y que no viene de ninguna parte; otros inventan locas teorías que aseguran que Internet viene de una nube virtual que cubre todo el planeta; sin embargo, la realidad es otra: la web viaja a través de unos cables submarinos de miles de kilómetros de longitud.
Sí, esa llamada de Skype que haces de Estados Unidos al Reino Unido no sucede gracias “a la magia de Internet”, sino a que existe un cable de fibra óptica que, físicamente, conecta ambas naciones por debajo del Océano Atlántico.

Actualmente, este tipo de cables submarinos de telefonía o Internet llevan el 90 % de las telecomunicaciones mundiales. La idea, en apariencia novedosa y alucinante, tiene en realidad más de 150 años.

Portales como Cablemap o TeleGeography son los encargados de monitorizar y trazar los planos de la intrincada red de cables submarinos que conectan todos los continentes, los cuales nos permiten, por ejemplo, conectarnos a algún servidor ruso para descargar contenido.

En todo el planeta existen decenas, sino cientos, de cables que conectan a unos países con otros. Sus capacidades de datos por segundo varían. Algunos llevan 20 Terabytes por segundo y otros apenas 190 Gigabytes, dependiendo de la demanda y número de internautas en una región.
A pesar de su naturaleza casi secreta, la ubicación y conexión de los cables no está exenta de la diplomacia internacional pues, debido a las fricciones entre países, algunos cables se ‘pasan de largo’ las regiones con las que existen problemas para conectarse con otras.

Un ejemplo es el tendido submarino que la presidenta brasileña, Dilma Roussef, propone para conectar a su país con el resto del planeta sin tener que pasar por EE. UU. Esto a raíz de las revelaciones de espionaje online del exanalista de la NSA Edward Snowden.

La mayoría de los cables superan los 10.000 kilómetros de extensión. Como era de esperar, Estados Unidos es el país más conectado, pues la mayoría de los principales servicios en Internet están alojados ahí. Cabe mencionar también que México apenas cuenta con dos conexiones en todo su territorio, y la punta sur de Argentina está completamente aislada del cableado principal de Sudamérica.
Resulta increíble que en unas pocas décadas, esos minúsculos cableados entre universidades hayan evolucionado en una red física que abarca cientos de miles de kilómetros y que rodean todo el planeta.

Sin embargo, ¿siempre necesitaremos de cableados físicos para comunicarnos? Tanto Google como Facebook buscan llevar Internet a las zonas más remotas utilizando globos aerostáticos y drones. Quién sabe, es probable que en unas décadas abandonemos los cables de fibra óptica por un medio inalámbrico. Solo el tiempo lo dirá.
Loading Facebook Comments ...
  • RADIO ONLINE EN VIVO

  • EN CARTELERA 2016

  • ESTRENOS ONLINE 2016