La música compleja excita más a las mujeres, según un estudio

Cuando el riesgo de concepción era más alto, las participantes de un experimento preferían tener como amantes a los compositores de temas más elaborados.

Investigadores de la Universidad de Sussex (Inglaterra) han comprobado que la música «compleja», con más variedad de acordes y ritmos sincopados, excita sexualmente a las mujeres más que la considerada «simple». Este hallazgo, defienden, avala algunas de las teorías del padre de la evolución, Charles Darwin.
Según recoge la revista científica «The Proceedings Of The Royal Society B», en la fase de máxima fertilidad del ciclo menstrual, las mujeres prefieren compañeros sexuales capaces de generar música más compleja, como comprobó el autor del estudio, Benjamin Charlton.
«Las conclusiones del estudio ofrecen por primera vez apoyo a la afirmación original de Darwin de que la música evolucionó a través de la selección sexual», dice Charlton.
Para este trabajo, el investigador contó con la participación de 1.500 mujeres, con una edad media de 27,9 años, que no estaban embarazadas, ni dando de mamar ni usaban anticonceptivos hormonales.
En un primer experimento se pidió a las mujeres elegir la más compleja entre cuatro piezas musicales similares compuestas para piano y reproducidas por un secuenciador digital MIDI. Las cuatro melodías progresaban desde un ritmo simple y con pocos acordes hasta ritmos sincopados, acompañados de una gran variedad de acordes, señaló Charlton.
Después, se preguntó a las mujeres si preferirían tener a los compositores de la pieza más simple y de la segunda más compleja como pareja sexual a corto plazo o como pareja para una relación duradera.
Los resultados, destacó Charlton, demostraron que, cuando el riesgo de concepción era más alto, las mujeres solo eligieron a los compositores de las músicas más complejas como compañeros sexuales a corto plazo.
Cuando se preguntó qué tipo de compositor querían para una relación duradera, las entrevistadas no mostraron una preferencia marcada hacia uno u otro.
«La capacidad para crear música compleja podría ser un indicativo de la existencia de habilidades cognitivas avanzadas. En consecuencia, las mujeres podrían adquirir beneficios genéticos para la descendencia al elegir como compañeros sexuales a músicos capaces de crear música más compleja», agregó Charlton.
Loading Facebook Comments ...