Ninfómanas: 5 mitos sobre las mujeres que tienen (demasiado sexo )

Suena hasta sexista. De hecho, lo es, y mucho. Por siglos, a las mujeres que disfrutaban intensa y libremente su sexualidad, se les rotuló como “ninfómanas”. El término no está avalado por ninguna institución psiquiátrica reputada. Pero sí es un comodín de la cultura Occidental para señalar a aquellas mujeres que gustan del sexo y que hacen y deshacen con los hombres a los que deseaban.
Mesalina, la famosa emperatriz romana, o Catalina la Grande, famosa emperatriz rusa, fueron personajes históricos que, por agitada vida amatoria, hicieron de la libre práctica sexual, por parte de las mujeres, un elemento negativo. Aquellas que querían ser libres eran señaladas y comparadas con estas mujeres o las prostitutas.
Ahora bien, ¿qué pasa cuando las mujeres que han vivido de manera libre, sana y responsable su sexualidad son juzgadas? ¿Por qué los hombres son vistos como “machos y viriles”, e incluso les dicen que “se divierten” cuando tienen varias compañeras sexuales?
Aquí les mostramos los mitos y prejuicios más comunes cuando una mujer tiene demasiado sexo (¿cuánto es demasiado?).
Son fáciles
¿Qué es ser “fácil”? En serio. ¿Según los estándares masculinos que dicen que las que tienen sexo en la primera cita no valen como mujeres? ¿Tener sexo define el “valor” de una persona en su conjunto? No son claras las etiquetas para definir a una mujer que solo quiere sexo. Si va por algo más (una relación más estable, por ejemplo), la obtendrá. Ahora bien, recuerden que los estándares de los hombres para tener sexo casual y tener una pareja varían. En un estudio que salió este año se veía que las mujeres preferían a los “ñoños” como parejas estables porque evolutivamente se veían como mejores proveedores. Los “guapos” solo servían para reproducción, pero no eran confiables para mantener un hogar.
Tienen baja autoestima
Si bien uno de los rasgos de la adicción sexual se liga a serios problemas emocionales, no necesariamente esto es un factor que defina totalmente la práctica sexual. Para tener sexo casual hay que poseer una autoimagen aceptable, y en el caso de una ruptura reciente, sacar un clavo con otro sube la autoestima. ¿No creen? Salió en este estudio.
Las mujeres tienden a ser monógamas
Díganselo a Samantha Jones (de Sex and the city) en la ficción, a las Amazonas de la Edad Antigua y a las mujeres tribales del Himalaya de hoy, cuyas sociedades son poliándricas. Todo depende del contexto, la cultura y el momento histórico. En algunas sociedades donde las mujeres mandan, ellas pueden disponer de compañeros sexuales a voluntad.
Tienen miedo al compromiso
Estudios prueban que las mujeres tienen mayor satisfacción con relaciones de pareja que en un one night stand. Otras pueden ser “infieles” por insatisfacciones en su relación monógama.
Hoy tienen más sexo
No. Ni por error. Según una encuesta de Paula England, una mujer tiene entre 4 y 6 parejas sexuales en la universidad. Entre 2002 y 2008 el número de parejas sexuales de una chica promedio ha sido el mismo.
Igual, ¿qué tiene de malo si lo hicieran? ¿No es mejor informar de manera consciente sobre educación sexual que vaya más allá de la anatomía? ¿De manera racional, responsable y práctica?
Bonus track: Todas son ‘mujeres fatales’
De hecho, son personas comunes y corrientes. No todas obedecen a los estereotipos de Samantha Jones o Marlene Dietrich y otras “devoradoras sexuales” inmortalizadas.

Loading Facebook Comments ...