Argentina debutó con victoria 2-1 sobre Bosnia-Herzegovina en la Copa del Mundo de fútbol.

Río de Janeiro, 15 jun (PL) Vibró el Maracaná con Lionel Messi. Argentina vistió de albiceleste toda la ciudad de Río Janeiro y su selección debutó con victoria 2-1 sobre Bosnia-Herzegovina en la Copa del Mundo de fútbol. Si no lo hubiera vivido in situ sería imposible creerlo: un mar de hinchas argentinos acudió al partido de su equipo nacional, e inundó con cánticos ensordecedores y consignas desafiantes el majestuoso estadio Maracaná, el templo sagrado del fútbol brasileño, su eterno rival.

Y su selección no los defraudó, aunque aprobó el duro examen bosnio con lo justo, ganó porque tiene a Messi y poco más, pero a estas alturas lo importante son los tres puntos y el liderato del grupo F.

Lo importante era empezar ganando y lo conseguimos. Bosnia es un gran equipo que juega bien. No esperaba menos de nuestros hinchas, sabía que esto iba a ser así. Ahora tenemos que seguir como vinimos: con tranquilidad y en busca del objetivo de ganar el torneo, sentenció un Messi exultante, decidido.

Argentina, sin darse cuenta, entró a la grama del Maracaná con el pie derecho. Sin pensarlo mucho ni desearlo demasiado se encontró con un gol a favor en el minuto tres del choque, marcado en propia puerta por el defensa rival Sead Kolasinac, tras un saque de falta botado por Messi.

Ese gol sirvió de bálsamo para los suramericanos, quienes entregaron el balón a sus enemigos y se colocaron en posición de contragolpe. Pero la disposición táctica (5-3-2) del entrenador Alejandro Sabella imposibilitaba la verticalidad; jugar con cinco defensas resultó demasiada precaución ante un equipo que coloca pocos efectivos en ataque.

Entonces el partido se trabó. Ambos conjuntos montaron una batalla sin cuartel en el centro del campo y los delanteros argentinos (Messi y Sergio Agüero) quedaron marginados de la acción, o al menos distanciados, un logro extraordinario del entrenador bosnio Safet Susic.

Pese a la concurrida defensa argentina, fueron los europeos quienes más cerca estuvieron de marcar, en especial en el minuto 40 cuando Senad Lulic cabeceó a placer dentro del área, pero el arquero argentino Sergio Romero se lució sobremanera con una atajada de antología.

Nada más comenzar el segundo tiempo Sabella corrigió el sistema y metió un delantero, Gonzalo Higuaín, en lugar de un defensa. Argentina toda lo agradeció y la selección funcionó de manera mucho más fluida y dinámica.

En el primer tiempo los dejamos jugar, les dimos la pelota y se nos hizo difícil llegar de contra, reconoció Messi, seleccionado el mejor jugador del partido. Después en el segundo parcial tuvimos “más la pelota y creamos más opciones” ofensivas, añadió el crack del FC Barcelona.

Así, Argentina amplió la ventaja en el minuto 65 porque Messi lo consideró oportuno y ya. En una de sus galopadas, marca reservada, el astro albiceleste sorteó a varios defensas rivales y realizó un disparo milimétrico que chocó en el poste y se coló en la portería rival.

Ese tanto “era asegurar lo tres puntos. Terminar convirtiendo, después de cómo estaba jugando, fue bueno”, relató Messi, quien abrió así su cuenta goleadora en Brasil-2014.

Después del gol messiánico Bosnia bajó los brazos y Argentina tuvo en sus manos la ampliación de la diferencia pero, como siempre sucede, los suramericanos se complicaron la vida y terminaron con el corazón en la boca.

Corría el minuto 84 y Argentina dominaba a placer, pero los bosnios robaron un balón y montaron una contragolpe letal, finiquitado magistralmente por Vedad Ibisebic para el 2-1. Quedaban seis minutos más el descuento, el Maracaná era puro nervio, pura adrenalina.

Por suerte para los de la tierra de Diego Armando Maradona el marcador se mantuvo inamovible y se selló un triunfo lejano de la excelencia pero éxito al fin y al cabo.

Ahora, los albicelestes marcan la punta en el grupo F, con tres puntos, y en su próximo desafío chocarán contra la escuadra de Irán, a priori la cenicienta del grupo. Bosnia, por su parte, enfrentará a las Águilas Verdes de Nigeria, en un partido a matar o morir.

Loading Facebook Comments ...