Descubren porqué no hay zonas oscuras en la cara oculta de la Luna

Astrofísicos de Penn State University afirman haber resuelto un enigma de medio siglo sobre la cara oculta de la Luna. ¿Por qué no muestra zonas oscuras como las que se extienden en el hemisferio que se muestra hacia la Tierra?

 Este misterio se llama Lunar Farside Highlands Problem y se remonta a 1959, cuando la nave espacial soviética Luna 3 transmitió las primeras imágenes del lado “oscuro” de la luna a la Tierra. Fue llamado el lado oscuro, ya que no se conocía, no porque la luz del sol no llegue a ella. Los investigadores se dieron cuenta de inmediato de que un menor número de ‘mares’ existían en esta parte de la luna, que siempre da la espalda a la Tierra.
Jason Wright, profesor de Astrofísica y su equipo, se dieron cuenta de que la ausencia de este rasgo en la superficie lunar –que se debe a una diferencia en el espesor de la corteza entre el lado de la Luna que vemos y el lado oculto–, es una consecuencia de cómo se formó originalmente la luna. Los investigadores informan de sus resultados en Astrophysical Journal Letters.
El consenso general sobre el origen de la Luna es que probablemente se formó poco después de la Tierra y fue el resultado de la colisión de un objeto del tamaño de Marte que golpeó la Tierra. Esta hipótesis del impacto gigante sugiere que las capas externas de la Tierra y el objeto acabaron desparramadas en el espacio y con el tiempo formaron la Luna.
Resultado de la energía producida por la colisión, partes de la Tierra y del objeto de impacto no sólo se derriteron, sino que se vaporizaron, creando un disco de roca, magma y vaporalrededor de la Tierra.
Su geometría era similar a los exoplanetas rocosos descubiertos recientemente muy cerca de sus estrellas, dijo Wright. La luna estaba de 10 a 20 veces más cerca de la Tierra de lo que está ahora, y los investigadores encontraron que rápidamente asumió una posición de anclaje mareal con el tiempo de rotación de la luna igual al período orbital de la luna alrededor de la Tierra. La misma cara de la Luna probablemente siempre se ha enfrentado a la Tierra desde entonces. El bloqueo de marea es un producto de la gravedad de ambos objetos.
La luna, mucho más pequeña que la Tierra se enfría más rápidamente. Debido a que la Tierra y la Luna presentaron anclaje mareal desde el principio, la Tierra todavía caliente, a más de 2.500 grados Celsius, radiaba hacia el lado cercano de la Luna. El lado lejano, lejos de la Tierra en ebullición, se enfrió lentamente, mientras que el lado que mira hacia la Tierra se mantuvo fundido, creando un gradiente de temperatura entre las dos mitades.
Este gradiente fue importante para la formación de la corteza en la Luna, que tiene altas concentraciones de aluminio y calcio, elementos que son muy difíciles de vaporizar.
El aluminio y el calcio se han condensado preferentemente en la atmósfera del lado frío de la luna, porque la cara visible todavía estaba demasiado caliente. Miles de millones de años más tarde, estos elementos combinados con silicatos en el manto de la luna formaron feldespatos plagioclasa, que finalmente se trasladaron a la superficie y formaron la corteza de la luna. La corteza de la cara oculta tenía más de estos minerales y es más gruesa.
La luna ahora se ha enfriado completamente y no está fundida bajo la superficie. A principios de su historia, grandes meteoritos golpearon la cara visible de la Luna y pasaron a través de la corteza, liberando grandes lagos de lava basáltica que formaron el paisaje del lado visible a la Tierra. Cuando los meteoroides golpeaban la cara oculta de la luna, en la mayoría de los casos, la corteza era demasiado gruesa y no había brotes de basalto magmático, creando valles, cráteres y montañas, pero no mares.

Loading Facebook Comments ...