¿Te sientes ahogado y no sabes cómo terminar tu relación? Acá te dejamos 7 maneras de hacerlo

No existen maneras complemente perfectas de terminar una relación, pero sí algunas claves para hacerlo de manera menos dolorosa e hiriente posible.

Vida en Pareja
Esto es lo que intentaron hacer dos psicólogos de la Universidad de Kansas, quienes estudiaron diversas estrategias eficaces de término entre parejas, tanto casadas como no.
Los autores de esta investigación, Tara Collins y Omri Gillath, dieron con 7 formas de concluir una relación, las que citó y resumió el sitio especializado Psychology Today.
Radio Bio Bio recopiló las tácticas usadas por los participantes del estudio, y que se enumeran de la siguiente forma.
1 – Evitándole: Es decir, interactuando menos y realizando conversaciones cortas.
Un ejemplo es que una persona diga que dejó de hacerle “favores” a su pareja.
2 – Con sentimiento de culpa: Evitar lo más posible herir sus sentimientos y acusar que la culpa del fin, es a causa de a uno.
Un ejemplo es que una persona diga que tomó toda la culpa del quiebre, ya que “era necesario”, aún cuando no era esa la única causa.
3 – Directo: Diciendole honestamente sus sentimiento o ganas de romper el vínculo.
Un ejemplo es que una persona diga que expresó abiertamente sus “ganas de terminar”.
4 – Por cansancio: Siendo una persona desagradable, exigente y dando luces de que todo se acabó.
Un ejemplo es que una persona diga que “aprovechó una discusión”, y terminó.
5 – Manipulando: Decir que el término se debe al consejo de un amigo o conocido.
Un ejemplo es que una persona diga que le preguntó “a un tercero” si convenía o no cortar.
6 – Distante: Evitar cualquier comunicación electrónica.
Un ejemplo es que una persona diga que terminó tras dejar de responder mensajes de texto, WhatsApp, o cualquier otro método unidireccional.
7 – Bajando las tensiones: Esperar un momento adecuado y bajar la intensidad de la relación, pidiendo algún tiempo o descanso.
Un ejemplo es que una persona diga que terminó tras haberse demorado harto en decidir si efectivamente debía terminar o no, ya que tenía “la esperanza de que las cosas mejoraran”.
Collins y Gillath estudiaron las rupturas de los participantes, tanto los que iniciaron el término como los que fueron terminados. De esta forma catalogaron las mejores formas, según las experiencias consultadas.
La forma de término directa (3) resultó ser la más efectiva y menos angustiante. Es cierto, nadie quiere ser pateado, pero es la que más claro deja que la relación se acabó, con un mensaje entendido por ambas partes. Lo mismo ocurre utilizando el sentimiento de culpa (2), donde se evita el dolor excesivo y se procura un cierto cuidado de los sentimientos del otro.
Un quiebre angustiante es usando la evasión (1) y la manipulación (5), ya que si bien quien terminaba, aligeraba el peso en otra persona, quien era terminado, exigía una explicación.
Las personas que usaron la técnica de ser distante (6) eran menos propensos a ser amigos del ex, mientras que los que utilizaron el sentimiento de culpa (2), tenían todas las ganas de mantener el contacto con ellos e incluso, volver con ellos.
En conclusión, una estrategia que podría ser la más efectiva, es confrontar directamente a la pareja (3), mientras que la peor es evitar (1) y ser distante (6). Un nivel medio, es usar el sentimiento de culpa (2), dejando a ambos como amigos, pero con el riesgo de no dejar muy claro el término.
Loading Facebook Comments ...