10 técnicas para aumentar el placer del sexo en una mujer

¿Qué es lo que vuelve locas a las mujeres en la cama? Sin duda cada persona es única, pero existen algunas pautas comunes que pueden servir como guía.

La psicóloga y experta en sexología de Psytel, Silvia Sanz, hizo un repaso de aquellas cuestiones que más suelen gustar a las mujeres a la hora de mantener relaciones sexuales.

1. Garantizar el placer y resistencia. La cualidad sexual que más valoran las mujeres es que su pareja se preocupe por darle placer, una cualidad que se sitúa incluso por delante de la creatividad. El hecho de que su pareja alabe su cuerpo y tenga resistencia y aguante para darle placer suscita mucho interés. La clave para ello es la comunicación, por lo que la experta de Psytel aconseja que compartas con tu pareja tus fantasías y tus deseos y le pidas que haga lo mismo.
2. Los besos de todo tipo son muy importantes para toda mujer, y especialmente durante las relaciones sexuales.
3. El clítoris, después del cerebro, es el órgano sexual más importante en las mujeres. Si éste no es estimulado correctamente, difícilmente se logrará satisfacer a la mujer o llevarla al orgasmo. A la hora de estimularlo manualmente, Silvia Sanz aconseja hacerlo con delicadeza. “El clítoris es tan o más sensible que el glande de un hombre. Algunas mujeres no toleran la estimulación directa a menos que se encuentren muy excitadas. Al principio, trabaja sobre las zonas que estén alrededor del clítoris, y progresivamente, a medida que ella se excite más, podrás estimularlo directamente”, explica.
4. Los juegos pre-coitales son imprescindibles. En Psytel recomiendan tomarse tiempo antes de la penetración para estimular las diferentes zonas erógenas de la mujer. “Esto permite que la mujer se excite y lubrique bien, preparándola así para la penetración”, añade.
5. Usar la imaginación y convertir el acto en algo único, diferente y especial influye en la calidad de las relaciones sexuales para una mujer. Incluye aceites, velas aromáticas, frutas, hielo, plumas, disfraces, jacuzzis, baños de espuma, masajes, juguetes sexuales, espejos… para condimentar tus relaciones sexuales.
6. Recuerda estimular otras zonas erógenas. Los genitales y los senos no son las únicas zonas erógenas de una mujer. Resultará útil probar las orejas, el cuello, los brazos, las manos, la espalda, la entrepierna, los muslos e incluso los pies, los labios, la cara, el vientre… Aunque hay notas en común, cada mujer tiene su propio código en lo que a zonas erógenas se refiere.
7. El cunnilingus, una opción interesante. No a todas las mujeres les gusta el sexo oral. Por eso es mejor preguntarle si la pareja no está seguro de que pueda ser para ella una situación incómoda. El clítoris es muy sensible y las recomendaciones sobre la delicadeza que se han dado en la estimulación manual son igualmente válidas en el caso del sexo oral. “Durante el sexo oral no vayas directamente al clítoris, primero besa las zonas circundantes y gradualmente dirígete a él”, recuerda la sexóloga.
8. La penetración, en el momento adecuado. Nunca intentes penetrar a una mujer sin estar cien por cien seguro de que su vagina se encuentra lubricada. Si no lo está, puedes utilizar un lubricante artificial. Muchos hombres creen que el éxito del coito se basa en la penetración fuerte y rápida (pensando que a más fuerza, más rápido llegará ella al orgasmo). Pero, tal como revela la sexóloga Silvia Sanz, esto es falso. Así, lo más eficaz es probar con distintos ritmos y profundidades, así como alternar movimientos circulares, movimientos de arriba a hacia abajo, y penetraciones largas y profundas con otras rápidas. Todas estas variaciones producen distintas sensaciones en una mujer. Un truco: las mujeres disfrutan mucho con posturas que facilitan el contacto visual.
9. Las posiciones en las que la mujer se sitúa arriba facilitan la estimulación del clítoris, por lo que permiten lograr el orgasmo con más facilidad. Si tu pareja tiene dificultad para lograr el orgasmo, puedes animarle a que practique posicione sobre ti y tome control de la penetración.
10. Para muchos hombres la relación sexual termina con la eyaculación después del coito. Sin embargo, a las mujeres les gusta que les den cariño y atención después de hacer el amor. La sexóloga de Psytel recuerda que la relación sexual no termina con la eyaculación.

Loading Facebook Comments ...