20 preguntas incómodas sobre sexo que nunca te animaste a hacer

Seguramente tengas muchas inquietudes sobre tu propio cuerpo y lo que te gustaría experimentar. Es posible que, por vergüenza, prefieras callarlas. O que, simplemente, no tengas a tu alcance a una experta en sexualidad con quien compartirlas. Lo hacemos por vos.20preguntasobresexo

Es licenciada en psicología, con posgrado como sexóloga clínica y educadora sexual. Pero no es una más. En sus libros, Sandra Lustgarten se anima a protagonizar una tapa a flor de piel (Desnudate conmigo, editorial Deauno.com) o a relatar sus propias fantasías e intimidades (De a tres, Ediciones B). Sin duda, es la especialista ideal para responder esas preguntas que tanto incomodan a la mayoría de las mujeres.

“¿Si me depilo ‘toda’ siento más placer?”

La mujer depilada tiene más sensibilidad. Al quedar expuesta la piel, puede sentir estímulos de calor y frio, de roces suaves y fuertes.

“Tengo muchas fantasías, pero él no se anima. ¿Me frustro, lo convenzo o cambio de pareja?”

Lo ideal es convencerlo acordando y cediendo. Los acuerdos permiten que la pareja conozca sus gustos y deseos.

“¿Cómo hago para que el sexo anal no me duela?”

Utilizar un lubricante que facilite el sexo anal. Realizar masaje suave para ir estimulando la zona  y lograr la relajación necesaria para la introducción.

“¿Qué objetos se pueden usar como sex toy… Y cuáles no?”

Hay diferentes alternativas. Muchos usan hasta comestibles caseros. Otros prefieren los juguetes ofrecidos en los sex shop, como ser dildos, anillos para evitar la eyaculación precoz, bolas chinas para estimular el orgasmo femenino, vibradores de distintas formas y tamaños, con temperatura o con ciertas ondulaciones que permiten mayor estimulación, esencias o velas eróticas. No recomiendo aquellos que  sean peligrosos o cortantes. Los juguetes utilizados en bondage tienen que ser con absoluta conciencia de comprender la señal del compañero, para provocar dolor hasta el límite impuesto por quien lo recibe.

“A veces salen ruidos de mi vagina… ¿Se puede evitar?”

Esos ruidos que se expulsan son provocados por aire que se inserta en la vejiga con el mismo movimiento y juego pélvico. Las mujeres no deben avergonzarse y, cualquier cosa, es bueno explicarle al hombre por qué sucede.

“Cuando él ya terminó, yo recién empiezo a sentir algo. ¿Cómo hago para que prolongue más el encuentro?”

Lo más aconsejable es realizar ejercicios que apunten a aumentar la sensibilidad, a través de caricias y estimulación en las zonas erógenas. La mujer tiene que conocer muy bien su sexualidad para poder gozar más y enseñar al hombre aquellos puntos y zonas que le produce placer que sean estimulados. Los ejercicios de “parada y arranca” son ideales para que, a través de la masturbación, el hombre aprenda a controlarse y elegir el momento adecuado para eyacular.

“Me gusta que me rasguñe o me de palmadas, ¿soy sadomasoquista?”

No se es sadomasoquista por disfrutar de las palmadas, hace falta todo un perfil psicológico para eso. Hay juegos que se disfrutan en pareja sin ser sadomasoquistas.

“Cuando le practico sexo oral me dan arcadas, ¿es evitable?”

Muchas mujeres se quejan de eso. Una de las maneras de evitarlo es no introducir tan profundamente el miembro y respirar bien antes de hacer sexo oral. Además, buscar las posiciones que no provoquen ahogo: son aconsejables aquellas en las que la mujer tiene el control y puede retirar el pene de su boca si siente malestar.

“¿Cuántos orgasmos es ‘normal’ que tenga una mujer? A veces me cuesta llegar”

Todas las mujeres somos multiorgásmicas, ya que no necesitamos un período refractario entre un orgasmo y otro.

“Si le voy a practicar sexo oral, ¿se tiene que poner un preservativo?”

Las enfermedades de transmisión sexual se contagian también por sexo oral. Si es un encuentro casual, lo aconsejable sería usar protección.

“Creo que tengo poco sexo. ¿Cuál es la frecuencia ‘normal’?”

La frecuencia sexual depende de cada pareja y de cada etapa evolutiva, de cómo está la relación, de los años que pasaron juntos y de la posibilidad de variar en juegos de cama.

“¿Tener una fantasía con una mujer me convierte en lesbiana?”

De ninguna manera, es algo bastante común.

“Me gusta gritar y/o gemir en forma exagerada, ¿eso le gusta a los hombres o los inhibe?”

A los hombres les gusta ya que sienten más placer, ellos asocian los gemidos y gritos al placer femenino. Incluso, algunas mujeres fingen para excitar más a los hombres.

“Quiero comprar un juguete sexual pero no sé por dónde empezar. ¿Qué me sugerís?”

Los vibradores son ideales para comenzar  y son muy positivos para descubrir zonas erógenas.

“Creo que mi vagina huele mal. ¿Qué puedo hacer?”

Acudir al ginecólogo, es posible que se relacione con hongos vaginales.

“Quisiera innovar con alguna posición sexual diferente… ¿Cuál podría ser?”

Se pueden probar las posiciones en las que se introduce el pene por atrás. Permiten un juego de caricias en la zona de la vagina y el clítoris, y un mayor control de toda vulva para la estimulación. Además, permiten que el hombre penetre con mayor profundidad.

“Me gustaría que él me haga más sexo oral. ¿Cómo lo logro?”

Comunicando el deseo a la pareja.

“¿Cuál es la mejor manera de masturbar a un hombre?”

La mejor manera es con lubricante.

“Solo tengo orgasmos cuando me acarician o me acaricio el clítoris, ¿es normal?”

Es normal, porque es una zona muy erógena, tiene muchas terminaciones nerviosas y sensitivas.

“Quiero hacer un trío pero no me animo. ¿Cuál debería ser mi primer acercamiento a esta modalidad sexual?”

Para hacer un trío es fundamental el diálogo con la pareja sobre las contradicciones. Hay lugares donde se puede asistir con ese fin. En mi opinión, no es positivo que sea con alguna persona que exista un vínculo cercano o de amistad.

Loading Facebook Comments ...