El Top 5 de fantasías sexuales femeninas y masculinas

Tríos, sexo con desconocidos, ser pillados in fraganti… las opciones son infinitas. Hasta ahora parecía que los deseos ocultos de ellos y ellas no casaban en absoluto. Un nuevo ranking parece desmentirlo

Parece que en lo que a practicar sexo se refiere no coincidimos ni en los horarios –según un reciente estudio ellas prefieren a última hora del día mientras que ellos a primera hora de la mañana– ni, a menudo, en las posturas más placenteras. ¿Lo haremos en los deseos más íntimos? Bibi Deitz comenta en Bustle las 10 fantasías sexuales más comunes de hombres y mujeres recogidas por la web especializada en sexo BaDoink. Y, curiosamente, parece que las coincidencias en gustos entre ambos comienzan a aproximarse. Aunque no al 100%.

Tríos, sexo con desconocidos, ser pillados in fraganti… las opciones son infinitas. Como comenta Deitz “si estás en una relación en la que tus preferencias sexuales se alinean con las de tu pareja, no hay una mejor oportunidad para ser feliz y sentirse satisfecho”. Al menos, en la cama.

Alimento de sueños eróticos más ocultos, hay quienes todavía son incapaces de compartir con su pareja cuáles son sus fantasías sexuales. Quizás observando este listado encuentren el momento para plantear de viva voz qué les gustaría probar en el dormitorio (o donde surja) y empezar a ver sus sueños hechos realidad. Quizás hasta coincidan en alguno.

Fantasías sexuales de los hombres

1. Hacer un trío. Una vez más el clásico de dos mujeres y un hombre en la cama se apodera de los deseos más íntimos masculinos. Una constante entre los varones, hacer un ménage à trois siempre ocupa los primeros puestos en los rankings de fantasías sexuales: “Tal vez ya lo has hecho antes y solo la emoción de recordarlo realmente te excita, o quizás esperas probarlo algún día y alimentas tu deseo pensando lo que harás cuando suceda”, comentan en Simply Sxy, donde han analizado este top 10 con los principales sueños íntimos.

2. Juegos de roles. Poder estar en la cama con tu pareja pero que finja ser otra persona es uno de los sueños eróticos más comunes entre los hombres. La enfermera cachonda, la mujer de la limpieza sexy o la estudiante ‘mala’ casi nunca fallan.

3. Voyeurismo. “Los tíos quieren ver cómo su pareja se mastruba y llega al orgasmo pero sin que ella sea lo sepa o que finja no darse cuenta”, resume Deitz. La excitación mediante la contemplación de

4. Que alguien les pille durante el acto. Muchos hombres encuentran un alto grado de excitación en la tensión y el morbo de practicar sexo en público: en los baños de una discoteca, en una playa llena de gente, mientras uno de los dos está al volante del coche… Como se suele decir, soñar es gratis y nunca mejor dicho: “El sexo en público es arriesgado en la vida real, pero en la fantasía no tienes que preocuparte de ser arrestado por escándalo público”, explican en Simply Sxy.

5. Practicar sexo en lugares exóticos. En la misma línea del anterior, parece que el lecho conyugal, no es el escenario preferido para los sueños sexuales masculinos. No tiene por qué ser en las Bahamas o Cancún, o sí, según se desee. En estas fantasías bien podemos irnos mentalmente hasta lugares donde nunca hemos estado, o regresar a algún sitio en el que nos hubiese gustado practicar sexo. Vamos, que la barra del bar de la mencionada discoteca o un jacuzzi en casa de los suegros pueden resultar de lo más extravagante.

Fantasías sexuales de las mujeres

1. Ser una stripper durante una noche. Parece que a las mujeres los juegos de cambios de roles también se encuentran entre sus principales fantasías. Según la encuesta, el papel que más las excita es el de la bailarina que se desnuda al ritmo de la música seduciendo al público asistente. Vaya, parece que con este sueño las mujeres aúnan la idea de cambiar de personalidad y que nos miren.

2. Sexo con una mujer hermosa. No, no se trata del soñado trío típico de los hombres, a ellas les atrae la idea de estar en la cama con otra chica, pero sin ningún hombre de por medio. Tanto si eres gay, heterosexual o bisexual, fantasear con alguien del mismo sexo es natural y normal: “Puede ser interesante imaginar un tipo de sexo que nunca has tenido o visualizar algo que estas interesada en probar”, explican los expertos que opinan que “se pueden experimentar nuevas ideas y sensaciones cuando fantaseas con alguien del mismo género”.

3. Exhibicionismo. A este paso hacemos un pleno al 15. En efecto, a ellos les gustaba mirar y resulta que a ellas les pone que las miren. Si a esto le sumamos el disfraz de stripper, pack completo para una noche de pasión como en sus mejores sueños.


4. Ser dominada.
Y vuelta con la burra al trigo y el tema de los cueros, los atares de manos, los tirones de pelo y las palmaditas en el trasero. Pero sólo la idea. Por lo general, las mujeres prefieren imaginar este tipo de escenas pero no quieren que tengan lugar en la vida real. Vamos, que no es lo mismo ver 50 Sombras de Grey que llevar los cachetes tan escocidos que no puedan aguantar sentadas en su puesto de trabajo por el dolor.

Según los expertos en sexología, hay dos tipos de vertientes: las que sueñan con ser dominadas y las que se sienten atraídas por el papel de dominatrix. Las primeras podrían tener demasiado control sobre sus vidas y anhelar perderlo durante el sexo, mientras que las que fantasean con forzar a alguien a tener sexo con ellas podrían estar deseando tener más poder en la vida real y buscar un cambio de roles al menos durante las relaciones con su pareja.

5. Tener sexo con un extraño. “De todos los posibles tabúes, el sexo casual con un desconocido hace a la mujer sentirse especialmente ilícita y fuera de la norma, gracias a las costumbres sociales establecidas. No sé en qué momento empezamos a vivir en un mundo en el que ser una dominatrix está mejor visto que dormir con un desconocido, pero así es”, comenta Deitz

Ya sea con el cachas atractivo con el que se cruzó en el metro, el camarero del restaurante que la atendió hace unos días mientras cenaba con su pareja o simplemente con una persona que evoque en su imaginación, “la fantasía común del sexo con un desconocido permite a las mujeres sentir la tensión de practicar sexo anónimo, sin los riesgos reales que este podría conllevar”, puntualizan los sexólogos.

personas desnudas o realizando algún tipo de actividad sexual puede además desembocar en otras fantasías como la idea de tener sexo con un extraño mientras su pareja mira o imaginar que alguien les observa mientras hacen el amor.

Loading Facebook Comments ...