Hijos: ¿A qué edad hay que empezar a hablarles de sexo?

Hablar con nuestros hijos sobre su salud sexual y reproductiva es, en una palabra, fundamental. Estar bien informados los ayuda a tomar buenas decisiones, a prevenir la transmisión de enfermedades y a evitar embarazos no deseados. ¿Sabías que el 15,6 por ciento de los nacimientos que se producen en la Argentina corresponden a menores de 20 años? Así lo demuestran las estadísticas del Ministerio de Salud de la Nación.

Ante semejante panorama, nuestro rol debe ser activo. “Si bien la escuela, sus amigos e Internet pueden ofrecer acercamientos a esta temática, la educación sexual de los hijos es responsabilidad de sus padres”, lanza Dina Laufer, psicóloga clínica y especialista en familia. Desde Entremujeres nos sumergimos a fondo en la problemática y compartimos con ella nuestras inquietudes.

¿Por qué es tan difícil para los padres hablar de sexo con sus hijos?
A muchos padres les incomoda hablar con sus hijos sobre sexualidad porque sienten que se relaciona con su propia intimidad. Para otros, hablar de esto les provoca mucha vergüenza, o no saben cómo empezar. Y otros no hablan del tema porque dicen: “¡Hoy los chicos ya saben todo por Internet!” Otros creen que con lo que les explican en la escuela alcanza y, por último, están los que consideran que a ellos nadie les explico nada del sexo y que tuvieron que aprenderlo todo solos. En todas estas posturas las familias están cediendo un espacio a los otros sin poder ajustar la información a los valores, las creencias y las expectativas que cada familia tiene.

¿Los chicos están más avanzados sexualmente de lo que sus padres creen? Muchos adultos ven a sus hijos como “bebés” y, cuando se dan cuenta de que no lo son, se sorprenden. ¿Por qué pasa y cómo evitarlo?
Hoy son muchos los estímulos que los chicos reciben del exterior con respecto a esta temática y parecería ser que los padres aún ven que son chicos o que todavía eso no se les cruza por la cabeza. Generar espacios de diálogo con los hijos va a ayudar a que en el momento que decidan tener sus primeros encuentros sexuales los puedan hacer desde un lugar de responsabilidad, elección y prevención. Y algo para remarcar: el hecho de hablar de sexo con los hijos no adelanta el inicio de la actividad sexual.

Hablando de eso… ¿A qué edad suelen tener los chicos su primera vez?
Los datos que arrojan diversas encuestas que se han realizado en Argentina promedian una edad de inicio de la sexualidad a los 14 años.
ADVERTISEMENT

¿Cuál es el momento para empezar a hablarles de sexo? ¿Está relacionado con la primera vez o debe ser antes?
Desde que nacen estamos hablando de sexualidad. De acuerdo a su momento evolutivo, y a las preguntas que el niño se haga, es la información que los padres les vamos a ir transmitiendo. Es importante tener en cuenta que los chicos aprenden y se informan no solo de lo que les decimos, sino de lo que ven que hacemos. Escucharlos a ellos, a sus amigos, en que está su cabeza va a ser el mejor indicador para saber qué y cómo hablar con ellos.

¿Qué tipo de información deberíamos darles en cada etapa de su crecimiento?
A partir de que el niño tiene lenguaje, podemos comenzar a hablarle de sexo.

A los 3 años vamos a hablar de sus genitales, que nadie se los tiene por qué tocar, que son una parte de su cuerpo que solamente le corresponde a él. Se le puede hacer diferencias con otras partes del cuerpo, que las usamos muchas veces con otros, por ejemplo: los brazos para abrazar al otro. Los genitales no se comparten con nadie durante la infancia.

A los 8 años le podemos hablar del cuidado del propio cuerpo y de preservar su intimidad. Por ejemplo, cuando se termina de bañar no tiene que pasearse desnudo por la casa.

A los 11 años se empieza a anticipar cómo es el desarrollo y la aparición de las primeras vellosidades. A los varones se les puede hablar sobre las poluciones nocturnas. A las nenas, sobre la menarca y qué significa la menstruación en la mujer: es mejor hablarles antes de que llegue el momento, porque las prepara para vivirlo de una manera lo más natural posible, sin por esto restarle la importancia que la situación conlleva.

A los 14, tanto en nenas como en varones, se empieza a hablar del encuentro sexual con el otro, se busca favorecer espacios de diálogo donde se escucha al otro, y no meros espacios de información. Se da información de los métodos anticonceptivos y su importancia, las enfermedades de transmisión sexual, y la necesidad de uso de preservativo.

¿Hay alguna edad en la que tengamos que encarar a nuestro hijo y hablarle del tema, aunque él nunca haya preguntado sobre eso?
Es raro que un chico nunca haya hablado del tema. Es muy habitual que los chicos pregunten a los 5 ó 6 años: “¿de dónde vine yo?”, “¿cómo salí de la panza?”, “¿cómo me hicieron?”. Son enigmas que los chicos tienen, y ese es un buen momento para abordar el tema.

¿Qué temas deben incluirse (sí o sí) en una primera charla?
Los temas que debemos tener en cuenta son:

* Ayudar a generar una actitud responsable.

* Elegir con quién, cómo, dónde.

* Uso de métodos anticonceptivos.

* Prevención de enfermedades de transmisión sexual.

Más recomendaciones
* Aprovechar los momentos. No existe el momento perfecto, ni hay que esperar una larga conversación sobre el sexo. Los mejores consejos se dan cuando surge el tema espontáneamente, a raíz de una escena en una película o conversando sobre la nueva relación de pareja de alguno de sus amigos.

* No obligarlos. Es importante no forzarlos a hablar de sexo cuando no quieren o cuando aún no están preparados para esto. Hablar de sexo como un catedrático puede que resulte muy lejano a las inquietudes de los chicos. A veces es mejor, cuando se habla de propias experiencias, miedos, sin necesidad de hablar de la sexualidad de los padres ni contándoles cuestiones íntimas.

* Hablar, escuchar y respetar. Son verbos que se necesitan para generar un diálogo en el que participan ambas partes. Darle un sermón a los hijos no suele ser lo más recomendable y mucho menos amenazarlos con graves castigos si tienen relaciones antes de tiempo o con quien uno no quiere. Esto solo romperá la confianza, condimento indispensable en esta etapa.

* Respetar sus opiniones y decisiones. Debemos estar preparados para escuchar lo que nuestros hijos nos quieren decir. Esto no implica como padres estar de acuerdo en todo lo que los hijos elijan o hagan (incluso, se puede estar en total desacuerdo). Está bien que se lo hagamos saber, siempre con respeto y sin desvalorizar sus propias elecciones.

* No esquivar el tema. El hablar sobre el sexo con los hijos puede abrir nuevos espacios de diálogo, donde este tema sea importante pero no más que otros, como ser sus intereses, motivaciones, inserción laboral, estudios posteriores a la finalización del secundario, etc.

* Desterrar nuestras antiguas creencias. Años atrás difería mucho la información sobre el inicio sexual que recibían los varones y las mujeres (por ejemplo: a los hombres se los incentivaba a tener sexo, a los mujeres se les pedía mantener la virginidad). Hoy basta que ambos tengan ganas de tener un encuentro sexual para que este exista. Ya no está asociado a que tenga que haber ni una relación de pareja, ni mucho menos un vínculo de amor, o de compromiso. En síntesis: actualmente existe una actitud mucho más liberal respecto al sexo.

Loading Facebook Comments ...